Santa Marta

Category:
  • Santa Marta

La romántica ciudad puerto de Santa Marta, la más antigua de Colombia, está ubicada en la zona de una de las más importantes civilizaciones antiguas del mundo, la “Cultura Tayrona”. Tiene la cadena montañosa costera más alta del mundo, y está bordeada por hermosas playas de arena del Caribe. Simón Bolívar, El Libertador, murió en la Hacienda de San Pedro Alejandrino, conocida por su producción de ron, miel y panela, y allí están hoy en día, el Mausoleo y el Museo de Bolívar.

La Sierra Nevada de Santa Marta tiene todos los pisos térmicos, lo que la convierte en la zona más rica en biodiversidad. Comienza con las cumbres nevadas, desciende a través de un bosque tropical, y termina en el mar. El sitio arqueológico Patrimonio de la Humanidad, conocido como “La Ciudad Perdida de los Tayronas”, está situado en los frondosos bosques del Parque Nacional Tayrona.

Santa Marta – la Perla de América – tiene un puerto natural de aguas profundas que permite que los enormes buques portacontenedores multimodales, y los graneleros que llevan carbón, puedan echar ancla todo el año. La ciudad ha tenido en el banano, su principal producto de exportación, desde los primeros años del siglo XX.

Su arquitectura refleja su pasado histórico, y muy pocos ejemplos de los edificios coloniales españoles permanecen todavía. Uno de estos es la Catedral, la primera iglesia construida en Suramérica. Otro ejemplo, es el Claustro de San Juan Nepomuceno, que hoy alberga la “Casa de la Cultura”. En los años 30, la arquitectura de estilo Republicano se hizo presente en los edificios gubernamentales. Hoy se puede ver, en la “Casa de la Aduana” y en la “Casa de la Alcaldía”.

En Julio, se celebran las “Fiestas del Mar” en Santa Marta, junto con los “Juegos Náuticos”, y el Reinado Internacional del Mar. Los turistas pueden ir a nadar con delfines, bucear y hacer careteo en sus coloridos arrecifes. Y para los amantes del aviturismo, el Parque Tayrona tiene más de 300 especies, como el saltarín lanceolado, el guacamayo militar, y el águila solitaria.